03/04/2018

Análisis de la competencia digital: por qué tenemos que mirar más allá de nuestro negocio

Bienvenidos al análisis de la competencia 2.0

Podría parecernos que con atender nuestra empresa es suficiente. Pero quizá el vecino te está comiendo la tostada por no prestar más atención a lo que pasa alrededor. Bienvenidos al análisis de la competencia 2.0.

Pararnos a ver quién vende lo mismo que nosotros, cómo lo hace y qué éxitos o fracasos le reporta nos dirá mucho de ellos, pero también nos explicará mucho de nosotros mismos y de nuestra idea de negocio.

Analizar qué hacen aquellas empresas que venden lo mismo que tú supone testear cómo lo estás haciendo en tu negocio. A veces es más fácil ver los errores en otros que en nosotros mismos.

Vamos a darte un disgusto: por muy original y revolucionario que sea lo que vendas… ¡posiblemente alguien ya lo está haciendo! Es el momento de embarrarse y ver qué sucede más allá de nuestra zona de confort.

Estudio de competencia digital

¿Quién es mi competencia?

Sentimos volver a estropearte tu mundo ideal, pero no hace falta que otro venda exactamente lo mismo que tú para que sea considerada tu competencia. Puede ser que oferten un sustituto de tu producto. O que operen en el mismo mercado. O que su servicio vaya dirigido a tus mismos clientes…

Lo primero que debes diferenciar es si te enfrentas a una competencia directa o indirecta. Pongamos un ejemplo; si tu empresa vende café, tu competencia directa serían otras empresas que venden café. Sin embargo, indirectamente tu competencia serían aquellas empresas que venden bebidas calientes sustitutivas del café, como el té.

Por eso, nunca podemos subestimar qué hacen otros: mejor analiza lo que hacen; sus fortalezas, sus debilidades, sus oportunidades y amenazas. Tendrás parte del camino hecho.

Quien es mi competencia online

¿Dónde está y qué hace mi competencia digital?

Podemos sacar la bola de cristal o preguntar a un tarotista. Y habrás perdido tiempo y dinero. O podemos ser más efectivos y rápidos preguntando a quién todo lo sabe (y no nos referimos a tu madre), hablamos de Google. 

Buscar en Google nuestro producto o servicio puede resultarnos muy útil, pero si queremos ser prácticos será mejor que utilices la keyword que define tu negocio. Navegar en foros o usar las redes sociales son pasos que no debes de saltar.

Pero tranquilo, no estás solo. Cuentas con herramientas como Google Trends o SEMRush o Screaming Frog que podrán ayudarte, facilitándote datos acerca de tus principales competidores.

Si ya tienes listo tu ránking, ¡enhorabuena! Solo te queda lo más divertido: analizar los diferentes aspectos de los negocios que quieren conseguir más éxitos que tú.

Analisis competencia online

¿Qué aspectos debo analizar? La importancia de analizar bien a mi competencia digital

Más allá de un análisis convencional de la competencia: visión general, volumen de negocio, control de mercado y análisis DAFO; debemos entrar también en un análisis profundo de la competencia digital.

Para ello, tenemos que estudiar los siguientes puntos claves:

Página web: hay elementos que no deben ni pueden pasar desapercibidos. La popularidad de la web, su usabilidad, si cumple su objetivo y cómo lo consigue si así fuera, si expone correctamente su contenido, cómo es su estructura web, su diseño…

¿Dónde tienes que mirar para saber todo esto? Sigue estos pasos:

  • Mirar la velocidad de carga de la página (de paso, comprueba la tuya).
  • ¿Funcionan sus enlaces? No te pedimos que hagas clic en todo lo que ves, pero por ejemplo prueba si la redirección a sus redes sociales funciona.
  • Si es una tienda online, ¿cómo es el proceso de compra? ¿cuántos pasos tiene? ¿necesitas registrarte? ¿el pago tiene una pasarela segura? ¿tiene más de cuatro pasos? Es más fácil que te resulte aburrido si lo ves en otros.
  • ¿Cómo convierten sus objetivos? Puede ser una descarga de PDF, vender un producto, una solicitud de contacto… ¿Qué hacen para conseguirlo? Descuentos, un call to action…
  • ¿Es llamativa? ¿Se lee bien o te dejas la vista en el intento? ¿Quieres tocar un botón en el menú y le das a cinco a la vez?
  • ¿Es una página muerta? Es decir, ¿actualizan sus contenidos? Esto puedes saberlo si tienen sección de actualidad o consultando su página de forma más o menos recurrente.

SEO: o el conocido “es que me busco en Google y no salgo”. Se trata de identificar a aquellos que se encuentran en una posición mejor que tú en los motores de búsqueda, que nos ayude a saber dónde estamos fallando o, siendo optimistas, dónde deberíamos mejorar.
Para ello, hay diferentes aspectos a tener en cuenta y debería formar parte de todas las etapas de un proyecto web. Por qué el SEO no es posicionamiento web.

  • Arquitectura web. (¿La qué?) Hablamos de cómo están distribuidas las categorías en la web. De esta forma conoceremos la importancia que nuestra competencia le da a cada una ellas. Por ejemplo, podemos saber su profundidad en función de cuantos clics necesitemos para llegar a ella.
  • Qué importancia le dan a cada una de las categorías. Por ejemplo, comprobando cuales están enlazadas desde la Home.
  • Analizar el perfil de enlaces de nuestra competencia nos puede ayudar a conseguir más autoridad a ojos de los buscadores: estudiando desde dónde enlazan a nuestra competencia será más fácil crear nuestra propia estrategia de linkbuilding.
  • ¡Ojo! Los Title y las Description dice mucho: tanto cómo en qué palabras claves se están centrando. No hace falta que entres en el código fuente, puedes preguntarle a ScreamingFrog.

SEM: Analizar si atrae tráfico de pago podrá proporcionarte una idea sobre cómo invertir tu dinero en caso de que necesites hacerlo. No olvides comprobar dónde emplean publicidad: buscadores, redes sociales, artículos promocionados…

  • ¿Por qué palabras clave están pujando en Google?
  • ¿Cómo son los anuncios que hacen? Llegar a nuevos clientes, multiplicar la notoriedad de la marca, aumentar el tráfico web, conversiones directas…
  • ¿Qué publicidad usan? Red de búsqueda, display, publicidad de vídeo, Facebook Ads, Remarketing, publicidad en Twitter…

¿Cómo puedes saber esto? Herramientas como SEMRush pueden ayudarte.

Redes Sociales: Puede parecer un apartado menor, pero no las subestimes. Sabemos que es posible que sus redes sociales las lleve su primo: ¡bien! puede que estés más cerca de ser mejor que tu competencia. Las redes sociales nos hablan de muchas cosas y nos dice que están haciendo con su negocio. Podremos saber qué estrategias utilizan (si las tienen) a través de lo que publican, las interacciones que generan con su público, cómo se comunican con su audiencia, o que grado de fidelidad tienen con sus clientes.

Sí, todo eso puedes sacarlo de Facebook, por ejemplo. Puedes empezar por medir las siguiente variables:

  • ¿Qué redes sociales tienen? Facebook, Twitter, Instagram, Linekdin, Pinterest, Google+...
  • A veces, el tamaño importa. Y es que conocer su comunidad online te permitirá saber hasta dónde puedes llegar, cuánto puedes crecer y, si monitorizas a tu competencia también sabrás cómo está creciendo y de qué forma (¿publicidad? ¿orgánico?).
  • ¿Tienen unos perfiles cuidados? Si publican imágenes pixeladas, si publican regularmente o cómo responden a los comentarios negativos…
  • ¿Se comparten sus contenidos? Sabremos si tienen engagement con su audiencia o no. Si suscitan interés y si sus clientes están fidelizados.
  • Recopila datos y analiza los resultados. No te dejes engañar por la primera impresión.

Esto nos dirá cómo comunican, conoceremos mejor a nuestros posibles clientes, detectar elementos relevantes en la comunicación, monitorizar su actividad y descifrar cómo mejorarlo.

Observar a tu competencia no quiere decir que copies sus pasos. Debes utilizarlo como un indicador de qué es lo que funciona en tu público objetivo y qué no. Una táctica extra es usar Google Alerts para saber cuándo y dónde hablan de tus competidores.