24/11/2016

10 cosas que debes saber antes de que tu empresa dé el salto a las redes sociales

¿Tienes dudas sobre cómo gestionar la presencia de tu empresa en redes sociales? Aquí tienes 10 consejos y conceptos que te ayudarán a tener las cosas más claras.

Si estás por estar, mejor no estar.

Esto debes de tenerlo claro: nada peor que un perfil sin actualizar, sin coherencia en la línea de comunicación, sin monitorizar o sin seguidores. Si tu empresa se encuentra en esta situación tienes dos opciones: o decides hacer las cosas bien y apostar por las redes sociales o mejor elimina los perfiles.

Estrategia y plan de contenidos.

El diseño de la estrategia, el plan de contenidos y la formación de tu equipo es clave y debes dejarlo en manos de profesionales. ¿Tu sobrino lleva la asesoría fiscal, contable y laboral de tu empresa porque ha realizado un curso de contabilidad de 50 horas? Pues esto es lo mismo: es tu empresa y su reputación lo que está en juego.

Calidad mejor que cantidad.

No se trata de cuántos, sino de quiénes. ¿A cuánto el kilo de fans? No te obsesiones por tener miles de seguidores o fans, sino que la clave está en los que realmente están interesados en tu empresa.

Perfiles profesionales.

Tus perfiles en redes sociales son sólo la punta del iceberg y lo que es visible, pero lo importante es lo que está debajo: la estrategia, el plan de contenidos, la fijación de objetivos, la monitorización, el soporte y la formación, etc. En grandes empresas cuentan con un Departamento de Social media con varios perfiles: Social Media Manager, Social Media Strategist, Content Curator, analista/SEO, Community Managers, etc. Sin embargo, en el 95% de las empresas la persona o personas que gestionen las redes deberán de ser un poco de todo lo anterior.

Las redes sociales no son gratis.

Las redes sociales no son gratis, exigen dedicación y por lo tanto consumen tiempo de los recursos de tu empresa. No sólo es publicar, sino que hay que realizar seguimiento continuo en cada una de tus redes, interactuar y sobre todo monitorizar. Con saber crear un perfil en Facebook o en Twitter no es suficiente.

Las redes sociales no son un coste, son una inversión.

Las redes sociales no son un coste, son una inversión. Estarás creando valor para tu marca, fidelizando a tus clientes, captando en algún momento a nuevos clientes y escuchando lo que tu comunidad tiene que decirte para mejorar. Cada euro gastado en redes sociales es un euro bien invertido en tu marca.

Retorno de la inversión a largo plazo.

Lo importante no es el ROI (retorno de la inversión) sino el engagement y la interacción con tu comunidad 2.0.  Mucha gente se obsesiona con el ROI, y el retorno de la inversión que vas a obtener con su presencia en la red. El ROI es un concepto a largo plazo y lo importante es el nivel de interacción con tus seguidores, el valor que les aportas y lo que ellos aportan a tu empresa.

Las redes sociales no son un monólogo

Las redes sociales no son un monólogo, se trata de escuchar y de comunicar. Si solo te miras el ombligo y hablas de ti mismo, es cuestión de tiempo, pero será como si hablas en un salón de actos vacío.

Cuida tu reputación online.

Que tu empresa no tenga presencia en redes sociales no significa que no estén hablando de vosotros en la red. Otra cosa es que no lo quieras ver, pero con eso no solucionas nada. Si tienes algún problema de reputación on line podrás afrontarlo en primera persona y resolverlo si es gestionado correctamente.

Las redes sociales son una carrera de fondo.

Por último, ten claro que las redes sociales no son una carrera al sprint, sino una carrera de fondo.  Piensa siempre en el largo plazo, y ten en cuenta que es clave realizar un seguimiento, fijando objetivos y midiendo los resultados.